Por Magali de miituo


Imagina tu primer día de empleo; sin duda fue un día maravilloso, donde comenzaste a formar tu experiencia profesional, consolidaste muchos de tus conocimientos y hasta conociste personas que se convirtieron en tus amigos; sin embargo, al paso del tiempo, empezaste a sentir que ese empleo ya no era suficiente para ti y decidiste renunciar.


Si estás en esta situación o si conoces a alguien que ya está pensando en dejar su empleo, este artículo te va a ayudar muchísimo. En miituo, el seguro por kilómetro recorrido, te queremos ayudar a resolver una de las dudas más pensadas por las personas que están en esta situación: ¿cuánto me toca de finiquito por renuncia voluntaria?

¿Cuándo se trata de una renuncia?

Cuando estás trabajando en un empleo formal (es decir, que estás inscrito al Instituto Mexicano del Seguro Social) y tú decides irte voluntariamente (es decir, que ninguno de tus superiores te está obligando o exigiendo que te marches bajo amenazas) por cualquier razón, entonces se trata de una renuncia voluntaria.


Si es que alguien dentro de la empresa te está exigiendo o incluso amenazando de alguna manera para que dejes tu empleo, entonces se trata de una "renuncia" forzada. En este caso, nuestra recomendación es que no firmes nada y acudas con un abogado laboral para explicarle la situación y que te asesore sobre lo que te conviene hacer.

¿Cuánto me toca de finiquito por renuncia voluntaria?

Si tu caso es el primero y estás dejando tu empleo por convicciones propias o razones que solo te incumben a ti, entonces la Ley Federal del Trabajo te ampara y estipula que esto es lo que debes recibir:


  • Aguinaldo. Al menos 15 días en caso de que hayas estado un año completo; si aún no se cumple el año laborado, entonces será un porcentaje proporcional.
  • Vacaciones. Dependiendo de cuánto tiempo hayas trabajado en la empresa y de si tomaste algunos días o no, es lo que te toca. Para quienes hayan trabajado un año, 6 días; y cada año se aumentarán dos días hasta llegar a doce.
  • Prima vacacional. Se trata de una prestación de, al menos, 25% del total de días de vacaciones a las que tienes derecho.
  • Prima de antigüedad. Esta prima solo corresponde a quienes tienen al menos 15 años trabajando en una empresa.
  • Prestaciones adicionales. Si en tu empresa te pagaban prestaciones superiores a las de la ley, también deben pagarte estas al momento de tu renuncia.

  • Para calcular tu finiquito, recaba los siguientes datos: la fecha exacta de tu ingreso a la empresa, la fecha de tu baja, tu salario por día y tu salario mensual. Con estos datos, podrás hacer el cálculo de cuánto te toca. Y si tienes dudas, no pierdas tiempo y contacta a tu contador para que te ayude con los datos.